Comunicación 2.0

1. Estrategias de Comunicación 2.0

Miedo a la hoja en blanco sienten los escritores. Y los departamentos de marketing y de comunicación viven algo parecido cuando se enfrentan a hacer una estrategia de comunicación 2.0 para su empresa. En Goodwill trazamos estrategias de comunicación 2.0 para cualquier empresa, grande o pequeña.

Lo importante es saber cuáles son los objetivos y qué contenidos podemos crear, partiendo siempre de la premisa de que en esta web social, el poder lo tienen las personas. Si somos capaces de hacer buenos contenidos, la gente será la mejor embajadora de nuestra compañía, y los posts del blog corporativo, los vídeos, las imágenes y los tuits volarán de ‘me gusta’ en ‘me gusta’.

Hay estrategias que se basan en divulgar contenido sobre nuestro negocio, como en Iberdrola; en facilitar todo el contenido divertido y de ocio, y prestar atención al usuario, como en la Universidad Autónoma de Madrid (UAM); en entretener o divertir desde el humor, como en Wilkinson… Cada compañía tiene un perfil y unos objetivos. Y en Goodwill nos encanta soñar con ideas transgresoras para que lo aburrido se transforme en divertido, para que lo corporativo sea agradecido por su tono cercano y su aporte de valor a quien lo lee.

Uno no tuitea un artículo para hacer feliz a quien lo escribió, sino a quienes lo puedan leer. Si partimos de esa premisa y sabemos que sólo triunfaremos haciendo contenidos que gusten, tenemos medio camino ganado. Y si la estrategia y los contenidos son tan buenos que enganchan, hasta los propios empleados -pudorosos a la hora de ‘spamear’ sobre su empresa- compartirán textos, vídeos y fotos por tierra, mar y Facebook.

2. Creación y gestión de blogs

Escribir un blog corporativo es fácil. Lo difícil es que luego se lea. Lo normal es hacer lo que hicimos siempre: escribir para que le guste a nuestro director general. Y con eso, hemos cumplido. ¿De verdad…?

En la era de la conversación horizontal, las empresas tenemos que entrar en la blogosfera con humildad si queremos ser relevantes entre nuestros públicos. Nadie se traga sermones corporativos ni palabras vacías. Hoy sólo vale el contenido auténtico y sincero, ese que hace pensar que tras nuestra empresa hay personas de carne y hueso.

Un buen blog corporativo puede ser didáctico, divertido, entretenido…y no sólo corporativo. Si queremos sobresalir, aspiremos a arrastrar al blog de nuestra compañía a lectores que ni siquiera pensaban visitarlo y dieron con un post por medio de la recomendación de alguien. Seamos cercanos y usemos el humor, sin miedo, que en toda compañía hay siempre un margen de humor.

En Goodwill creamos blogs para nuestros clientes con modernos diseños de WordPress y los llenamos de contenido que sí apetezca leer. A veces más divertidos y otras más contenidos, en función de la compañía y el objetivo que se persiga.

3. Gestión de comunidades 2.0

No hemos inventado la rueda: la comunicación 2.0 y la gestión de comunidades -‘community management’, en inglés- son la misma comunicación de siempre y la atención cuidada al cliente de toda la vida. Cambian las plataformas y cambia que hoy tenemos que hablar de uno en uno con todos nuestros clientes, empleados, accionistas, etc.

Pero el cambio tecnológico y las herramientas no son lo importante. El cambio que trajo la web social es un cambio de filosofía: nadie es más que nadie, y todos tenemos una voz en la Red igual que poderosa y de válida que la de cualquier empresa, grande o pequeña.

Atender al cliente con cercanía y mostrarle en tiempo real que vamos a solucionar sus problemas son algunas de las claves para una buena gestión de comunidades 2.0. Animar la conversación con contenidos sugerentes es otra de las garantías de éxito para que nuestros canales 2.0 sean lugar de encuentro y de innovación.

Así lo ha hecho Goodwill en los canales de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), que creamos de cero en 2009 y que es la primera universidad presencial de España en Facebook y una de las ¿tres? primeras en Twitter.

4. Acciones con blogueros e influyentes

Si quieres influir en un grupo, tienes que ser parte del mismo. Pablo Herreros, socio director de Goodwill, es miembro activo de la ‘tribu bloguera’, gracias a los más de 5 años de compromiso en la red como autor del blog ‘Comunicación se llama el juego’. Pablo, elegido en 2013 por El Mundo como uno de los 25 españoles más influyentes de internet, conoce muy bien el mundo de los blogueros y los nuevos ‘influencers’ de la red.

Por eso, siendo parte de ese mundo, en Goodwill nos resulta fácil pensar y desarrollar acciones para influyentes que funcionen muy bien y consigan despertar simpatía y tener repercusión. Cada vez más, las acciones pasan por mezclar lo online y lo offline, pero sobre todo, son acciones que sorprendan a quienes cada día reciben constantes propuestas de las marcas.

¿Queremos promocionar un destino turístico? Hagamos un ‘blogtrip’ con gente relevante y diseñemos acciones que sorprendan desde el corazón, que vean que todo se hizo pensando en cada uno de ellos. ¿Se trata de mostrar cómo se produce la energía eólica? Llevémonos a un grupo de ‘bloggers’ al mayor parque eólico de Europa y dejémosles subirse a lo más alto. ¿Hay que promocionar una maquinilla de afeitar que se puede personalizar? Pues personalicemos y hagamos reír. ¿Que ahora son ellas las que compran maquinillas de hombre? Pues tratémoslas como si fueran hombres…

5. Vídeo

El vídeo es uno de los formatos preferidos en la red. Y en Goodwill somos pioneros, desde 2008, en ofrecer todos los formatos que nuestros clientes necesitan: desde videonoticias para medios online y televisiones (con brutos e imágenes de recurso) a vídeos para redes sociales y blogs, pasando por vídeos corporativos para abrir boca en la web de una compañía.

Somos una de las pocas agencias con un equipo de producción propio, y conseguimos que las noticias de vídeo de nuestros clientes se publiquen en medios online de primera fila, como hicimos con Indra. También usamos el vídeo para que las televisiones no tengan que desplazar a un equipo a cubrir una noticia; ya se la damos nosotros. O también, gracias a nuestro vídeo, una tele decide que le gusta esa noticia y envía a su equipo a grabarla para hacerla según su propio estilo informativo.

En cuanto a los vídeos para medios sociales, rompemos del todo con el tono informativo si se necesita un tono más joven, como en los vídeos de la UAM, o usamos el formato vídeo para explicar eso que cuesta tanto entender por escrito.